¨Una gran reputación es un gran ruido: cuando más aumenta, más se extiende; caen las leyes, las naciones, los monumentos; todo se desmorona. Pero el ruido subsiste.¨

Enero y lo que va de febrero han sido dos meses muy dinámicos, reuniones, eventos, inauguraciones, etc.

He coincidido con muchas personas, promueven sus empresas y/o servicios en diferentes reuniones haciendo uso del micrófono, saludando, conversando, otros haciendo networking representando a su empresa o en lo personal, buscando relacionarse, coincidir con su público objetivo.

Lo anterior me lleva ineludiblemente a pensar en las Relaciones Públicas, esa comunicación estratégica que generas sobre tu producto o servicio para fortalecer los vínculos con tu público, los escuchas, los informas ya que el objetivo es lograr consenso y fidelidad, pero te preguntarás, ¿Como logro el consenso y la fidelidad?

Una forma es a través de la Reputación, ya si eres una empresa o un profesionista independiente aplica para ambos casos.

Un dato importante sobre Reputación lo revela el libro Gestión de Reputación Corporativa en las empresas mexicanas: Realidades, Perspectivas y Oportunidades de Mariela Pérez Chavarría y Juan Rivera Beivide y es que el 51% de los directivos, asegura que la reputación corporativa es fuente de valor económico.

Así también, Andy Pharoah, Vicepresidente Ejecutivo, Asuntos Corporativos, Iniciativas Estratégicas y Sostenibilidad de Mars, Inc., establece que la Reputación es fundamental para todo negocio. Influye en la estrategia y en los beneficios comerciales que la acompañan.

Pero veamos primeramente ¿qué es Reputación? esa opinión o consideración que tenemos de alguien o algo es lo que conocemos como Reputación, se asocia al prestigio, la notoriedad, credibilidad y buen nombre.

Recientemente leía un artículo de María Amparo Casar donde mencionaba el estudio de la compañía Weber Shandwick (The CEO Reputation Premium), donde los ejecutivos mexicanos atribuyen el 59% de la reputación a su compañía y el 56% del valor del mercado de su compañía a la reputación de su líder (CEO, por sus siglas en inglés). El mismo estudio sostiene que, además de mejorar el valor de mercado, la buena reputación del CEO aumenta en 88% la atracción de inversionistas, en 81% la atención positiva de los medios y en 91% la protección contra la crisis.

Luego entonces la Reputación puede ser el vehículo para que la gente invierta en mi empresa, me contrate, confíe en mí, pero seguramente me volverás a preguntar ¿Que hago para lograr la Reputación de mi empresa?

1.- Que tu empresa tenga un Propósito, esto es el ¿Por qué de tu empresa? ¿Por qué existe tu empresa?, ¿Que huella o sensación quiere dejar tu empresa sobre el mundo? Vivir los valores de tu empresa.

Requerimos que las empresas regresen a lo básico, al ser humano ¿cómo lo pueden ayudar?, dar una solución, estar cerca del cliente, más bien del ser humano que está detrás de él, trascender más allá de lo económico.

Así también con el “Cambio de época”, donde la tecnología ha llegado a todos los ámbitos de la empresa, es un buen momento para que las empresas volteen a ver a lo interno, a aquello que no se mecaniza. En este mundo de comunicación inmediata, hiperconectado hay una oportunidad de las empresas para construir un mejor mundo, esto es ir más allá del negocio, es algo de lo que señala Juan José Llorente, en su artículo El valor del propósito.

También expresa que “según un estudio realizado entre 85 directivos españoles, el 78% considera que tener un propósito corporativo claro es rentable y contribuye al negocio.”

2.- Que tu empresa sea Congruente, esto es que tenga coherencia entre lo que dice y lo que hace. La congruencia la relaciono con el rostro de la empresa.

Por lo que si decimos que entregamos el lunes el producto, ese día hay que entregarlo, esto me recuerda hace unos años al escuchar en la Convención Nacional de Index, a unos empresarios de chihuahua quienes nos compartieron su experiencia de cómo se volvieron proveedores de la industria maquiladora, nos hablaron de lo importante que era para ellos la puntualidad y la Congruencia, esto es que si acordaban en entregar el producto a cierto día y hora, así lo hacían, siendo ese su principal distintivo, que los ha ido posicionando como empresa, pasando de ser 3 empleados a ser 300 y a tener clientes alrededor del mundo.

Estas dos opciones -Propósito y Congruencia- son un buen comienzo para construir tu Reputación o la de tu empresa, acompañado de constancia, consistencia y que sin duda mejorarán y simplificarán la vida de tu empresa.

Como referencia en 2018, de acuerdo al Reputation Institute, a nivel mundial las empresas con mejor reputación fueron:

  1. Rolex (Suiza)
  2. LEGO Group (Dinamarca)
  3. Google (Estados Unidos)
  4. Canon (Japón)
  5. The Walt Disney Company (Estados Unidos)
  6. Sony (Japón)
  7. Adidas (Alemania)
  8. Robert Bosch (Alemania)
  9. BMW Group (Alemania)
  10. Microsoft

Imagen de Pexels.