“Estamos ante un camino de un solo sentido, ante el momento de la verdad en dónde las palabras se convierten en acción. Rajendra Sisodia.”

Fue 2020 distinto para todos, cada uno lo calificaremos o nos expresaremos de el desde nuestra perspectiva, por ejemplo, la revista Times lo calificó como “el peor año de la historia”, “Se acabó la seguridad, estamos ante una época en la que cualquier cosa es posible” expresión tomada del periódico el confidencial de España.

“Cada momento histórico viene regido por unas estructuras políticas, económicas, sociales y antropológicas que establecen una serie de sistemas e interrelaciones diferentes”, de acuerdo a Myriam Fernández Nevado, socióloga del Colegio Oficial de Politólogos y Sociólogos de Madrid, refiriéndose a lo vivido este 2020.

Y así en este dispar y diferente 2020, las Relaciones Públicas también vivieron esa diferencia, los vínculos se construyeron, se afianzaron y se consolidaron en la mayoría de los casos vía online a partir de marzo -situación que ya se realizaba vía las Relaciones Públicas 2.0- pero este año las aceleró y así vimos:

  • Que en el mundo hay 4.14 mil millones de usuarios activos en redes sociales cada mes y un promedio de casi 2 millones de nuevos usuarios se unen a ellas todos los días;
  • 53% de la población está usando internet
  • El 40% lo utiliza con fines profesionales y de trabajo
  • Las redes sociales como Facebook y YouTube liderearon el número de usuarios con 2603 y 2200 millones de usuarios respectivamente
  • LinkedIn la red profesional llegó a 720 millones de usuarios en el mundo.

* Datos de hotsuite y we are social hasta octubre de 2020.

Las Relaciones Públicas tienen por objeto crear, establecer, obtener, mantener, desarrollar, mejorar, la comprensión, confianza, simpatía en sus relaciones, que el objeto e interés intrínseco de esta actividad es colaborar, directa o indirectamente, a la coexistencia social de acuerdo a Sara Magallón directora de la escuela superior de Relaciones Públicas de la Universidad de Barcelona.

Sin duda los seres humanos somos los que impulsamos la realización de estos vínculos y conexiones, ya sea en el offline o en el online, viviendo las transformaciones de este año que acaba de concluir, hay 3 palabras claves de las Relaciones Públicas que este 2020 nos dejó y las hizo tangibles:

1.- Confianza, es la esperanza firme que se tiene de alguien o algo de acuerdo al diccionario de la Real Academia Española, que llevado a las marcas es esa certidumbre y seguridad que tenemos sobre ellas.

¨Las acciones construyen confianza de marca: Por un margen de dos a uno, la confianza de marca aumenta cuando sus acciones buscan ayudar a los trabajadores y comunidades, en lugar de solo comprometerse con planes y proyectos a futuro. Es cuatro veces más probable que las marcas ganen la confianza de la gente a que la pierdan al actuar con respecto a temas sociales, como el racismo sistémico¨. de acuerdo a Marcas en tiempos de crisis del Edelman Trust Barometer.

2.- Reputación Corporativa, es el reconocimiento que los stakeholders de una compañía hacen del comportamiento corporativo de esa compañía a partir del grado de cumplimiento de sus compromisos con relación a sus clientes, empleados, accionistas si los hubiere y con la comunidad en general, de acuerdo a Justo Villafañe.

¨Ya no sólo cuentan los accionistas y las ganancias de corto plazo. Si el negocio quiere ser sustentable a largo plazo se deben tener en cuenta los impactos sociales y medioambientales que las acciones de nuestras empresas tienen en todo este espectro de stakeholders clave, nos comparte Gabriel Cecchini en Reputación e integridad corporativa en tiempos de pandemia.

Cuida tu Reputación, no por vanidad, sino para no dañar tu obra y en honor a la verdad ya decía Henri-Frederic Amiel.

3.- Congruencia, lo que es Conveniente, coherente, que tiene una relación lógica es lo que significa Congruencia de acuerdo al diccionario de la Real Academia Española.

Para ser congruentes, hay que alinear lo que decimos, hacemos, somos y añado publicamos, ante el uso de las redes sociales donde ya se comentaba y en algunos casos se expone a quienes se contradicen entre lo que dicen y hacen, algo de lo que las marcas han tenido que tomar en cuenta en su quehacer diario.

Los valores que diseñó la empresa deben ser conocidos por todos los colaboradores, pero también vivirlos, para que sus acciones y sus mensajes tengan conexión tanto en el ámbito laboral como social y familiar para ser congruentes y vincularse con el público de la organización.

La armonía en los comunicados, en sus acciones, en su imagen, en sus redes sociales, en el trato con sus colaboradores.

Una referencia sobre Congruencia es Epicteto, filósofo griego de la escuela estoica, quien tenía tres grandes propuestas antropológicas -adiciono que desde mi perspectiva están relacionadas a la Congruencia– y son: controlar las pasiones desordenadas, ser coherente con las propias responsabilidades y comprender el mundo e interpretarnos a nosotros mismos dentro de un universo cambiante, ambiguo, complejo y vulnerable, su influencia brota tanto de sus aportaciones como de su congruencia, parte de un texto de Javier Fernández Aguado.

Imagen de Pexels.

PARA ADQUIRIR EL LIBRO
Da click aquí